365 traducciones

23 julio 2005

XXI poemas de amor (XVII)

XVII.

Nadie está destinado o condenado a amar a otro.
Los accidentes ocurren, no somos heroínas,
ocurren en nuestras vidas como chocan los carros,
como los libros que nos cambian, vecindarios
a los que nos mudamos y llegamos a amar
Tristan und Isolde es apenas la historia,
las mujeres deberían saber al menos de la diferencia
entre el amor y la muerte. Ni copa con veneno,
ni penitencia. Apenas una noción de que la grabadora
no sólo reproduce el sonido, debe habernos escuchado
y podría instruir a quienes vengan tras nosotras:
así éramos, así intentamos amar,
y estas son las fuerzas que formaron contra nosotras
y estas son las fuerzas que formamos en nostras,
en nosotras y contra nosotras y en nosotras.

XVII.

No one’s fated or doomed to loved anyone.
The accidents happen, we’re not heroines,
they happen in our lives likes car crashes,
books that change us, neighborhoods
we move into and come to love.
Tristan und Isolde is scarcely the story,
women at least should know the difference
between love and death. No poison cup,
no penance. Merely a notion that the tape-recorder
should have caught some ghost of us: that tape-recorder
not merely played but should have listened to us,
and could instruct those after us:
this we were, this is how we tried to love,
and there are the forces they had ranged against us,
and these are the forces we had ranged within us,
within us and against us, against us and within us.

1 Comments:

  • At 8:24 a. m., Blogger Luis Boiler said…

    Éste, en particular, es grande. Los últimos dos (XX y XXI), no sé...son buenos, pero...Quizás las prisas. Quizás te esté aburriendo el proyecto. Igual y no discuto el tema aquí. Chela o café de por medio pueden hacerlo más fácil de tratar.

    Qué ocurre con Davenport y tu celular?

     

Publicar un comentario en la entrada

<< Home