365 traducciones

24 septiembre 2005

La carta de Sharon Olds a Laura Bush

Estimada señora Bush:
Le escribo esta carta para hacerle saber la razón por la que no puedo aceptar su amable invitación para pronunciar una conferencia en el Festival Nacional del Libro del 24 de septiembre ni asistir a la cena en la Biblioteca del Congreso ni al desayuno en la Casa Blanca.
En cierto modo, es una invitación atractiva. La sola idea de hablar en un festival al que asisten 85.000 personas resulta inspiradora. La posibilidad de encontrar nuevos lectores es emocionante para un poeta en lo personal y, en lo general, el deseo de que la poesía sirva a quien a ella se acerca ya que todos necesitamos ese placer, interno y externo, que nos da.
[...]
Por eso la idea de un festival dedicado al libro me parece maravillosa. Pienso en la oportunidad de hablar sobre cómo empezar un programa que supere las expectativas. Pienso en la oportunidad de vender algunos libros, de firmarlos y de conocer a algún habitante de Washington DC. Pienso que podría encontrar un modo, aún siendo su invitada, de expresar mi sentimiento profundo sobre la invasión de Irak y afirmar mi creencia de que el deseo de invadir otra cultura y otro país (con la consiguiente perdida de vidas y miembros de nuestros valientes soldados y de los civiles en su hogar) no sale de nuestra democracia sino que fue una decisión tomada “desde lo alto” y se convenció a la gente con distorsiones del lenguaje y medias verdades. Espero expresar el terror de que hemos comenzado a vivir bajo la sombra de la tiranía y el chovinismo religioso, lo contrario de la libertad, la tolerancia y la diversidad a la que aspira nuestra nación.
Intenté organizarme para asistir al festival para ser testigo, como usamericana que ama su país y sus principios y su escritura, en contra de esta guerra devastadora y que nunca se ha declarado.
Pero no puedo enfrentarme a la idea de partir el pan contigo. Sabía que me si me sentaba a comer con usted, me sentaría como si estuviese perdonando lo que considero las impuestas acciones salvajes.
Lo que me decidió fue que estaría aceptando la comida ofrecida por la Primera Dama de la administración que desató está guerra y que quiere su continuación, hasta el extremo de permitir la “rendición extraordinaria”: traer a gente de otro país para torturarla.
Tantos usamericanos que estaban orgullosos de nuestro país, ahora sienten pena y angustia por el actual régimen de sangre, heridas y fuego. Pienso en los limpios manteles de su mesa, en los cuchillos relucientes y las llamas de los candelabros y mi estomago no lo soporta.
Sinceramente,
Sharon Olds

2 Comments:

  • At 10:52 a. m., Blogger DorisFM said…

    Me encantó.
    Viva Sharon Olds!!!!!!!!!

     
  • At 12:48 a. m., Anonymous Anónimo said…

    Estimados amigos: La obra traducida al español de Sharon Olds cuenta con un nuevo libro en edición bilingüe, "Los muertos y los vivos", publicado por la española Bartleby Editores, que hace dos años ya editó la traducción de "El Padre" de la argentina Mori Ponsowy. El ISBN del libro es 84-95408-49-X.

     

Publicar un comentario en la entrada

<< Home