365 traducciones

19 septiembre 2005

Buen viaje, chiquita. (Guy Davenport sobre Balthus)


El sentido erótico de balthus desarma por su literalidad, su explicitud y su huida de lo vulgar o de lo barato de cualquier tipo. Trae hasta nuestro siglo el gusto de Fragonard y de Watteau donde no tenía muchas posibilidades de sobrevivir sino fuera en la sensibilidad protectora y cuidadosa de Balthus. La muchachas y las lecheras de Watteau saben que las estamos mirando y están, para siempre, en un mundo imaginario más allá del nuestro. Las niñas de Balthus, de entrepiernas desnudas, normalmente se miran a sí mismas, provocativas, vulnerables, ni inocentes ni infantiles.
La niña de Los Buenos Tiempos mira su propio yo en desarrollo en un espejo de mano y se sienta de tal modo que el joven que alimenta el fuego verá su ropa interior, si la lleva, cuando se vuelva. Nosotros, sin embargo, vemos a una delgada y encantadora adolescente intentando poner una cara a la que corresponda un efecto.

3 Comments:

  • At 11:01 a. m., Anonymous perro pequeño said…

    todos esperamos que le vaya de lo mejor

     
  • At 12:46 p. m., Blogger hugo said…

    y el tipo avivando el fuego avivado por ella!

    a donde vas? feliz viaje

     
  • At 2:01 p. m., Blogger nor del terror said…

    y mira que balthus decia que no eran eróticos... vaya, que o era esa su intención... le creemos?

     

Publicar un comentario en la entrada

<< Home