365 traducciones

28 febrero 2006

Alfred Hitchcock

Music To Be Murdered By
How do you do Ladies and Gentleman? My name is Alfred Hitchcock, and this is music to be murdered by. It is mood music in a jugular vein, and I hope you'll like it. Our record requires only the simplest of equipment. An ordinary phonograph needle, a four inch speaker and a .38 calibur revolver. Naturally, the record is long play, even though you may not be. So, why don't you relax?Lean back and enjoy yourself... until the coroner comes.
Banda sonora para ser asesinado
¿Cómo se encuentran, damas y caballeros? Mi nombre es Alfred Hitchcock y esta es música para ser asesinado. Es música de fondo al estilo juglaresco, yugularesco, diría yo. Y espero que les guste. Nuestro disco requiere un equipo mínimo. Una aguja de fonógrafo cualquiera, un altavoz y un revolver de calibre .38. Obviamente el disco es de larga duración aunque ustedes no quisieran que lo fuera. ¿Por qué no se relajan? Túmbense y disfruten... hasta que llegue el forense.
Por primera y última vez me decido a subir música a la red. Porque está es una canción que vale la pena que sea banda sonora para ser asesinado. Pequeño vals vienés, original de Leonard Cohen (Take this waltz), en la versión de Morente (que, por cierto, dijo que ese día no estaba en forma).

4 Comments:

  • At 9:00 a. m., Anonymous Girolamo Quevedo said…

    Una maravilla estar presente en estos momentos memorables en que el Maese Justes sube música a la red. A disfrutarlas (la ocasión y la música)

     
  • At 10:27 a. m., Blogger aldán said…

    Captain my Captain
    o, music!

    Y ahora, en relación a su pregunta sobre de quién es la ilustración, es de Chris Van Allsburg, del libro "Los misterios de Harris Burdick", agregué información en la biotácora y algunos enlaces, vale la pena.
    besos

     
  • At 2:26 p. m., Anonymous M. said…

    dos cosas, una: gracias por aflorar mi espíritu masoquista al escuchar esta nueva versión de aquel vals(¿recuerdas la pista mientras nos mirábamos a los ojos y nos decíamos todo sin decirnos nada, el ruidito de mi vestido blanco contra la tela de tu traje, aquel que te hacía ver tan joven, tu chaleco, tan extravangante, tan indiscreto, tan tú...?); y dos, magistral la manera de terminar lo que con aquel vals comenzó, casi tan magistral como la interpretación de Morente. Mi admiración, como siempre.
    M.

     
  • At 11:09 p. m., Blogger nor del terror said…

    me encanta escuchar versiones de la musica que me gusta... y esta ha sido una sorpresa :)

    saludos!!!

     

Publicar un comentario en la entrada

<< Home